Eduardo
Martín

ULL

Phone: 922 319 249
Address: Avda. Trinidad s/n - 38200 La Laguna. S/C de Tenerife

Profesor Titular de Psicología Evolutiva y de la Educación en la Universidad de La Laguna. Antes de acceder a la universidad ejerció como educador en un centro de menores, y como psicólogo de los servicios insulares de protección infantil en Tenerife. Su trayectoria investigadora se ha centrado en el trabajo con jóvenes en desamparo, concretamente con jóvenes en acogimiento residencial. Colabora habitualmente con diferentes administraciones públicas y entidades privadas como son la Dirección General de Protección al Menor y la Familia del Gobierno de Canarias, Cabildos insulares de Tenerife y La Palma, Consejo Escolar de Canarias, Aldeas Infantiles, UNICEF, etc. Actualmente forma parte del grupo que elaboró el Informe sobre la Situación de la Infancia y la Familia en Canarias,  y que actualmente trabaja en un documento técnico denominado Estrategia Canaria de Infancia y Familia, encargado por el Gobierno Autónomo, y que recoge las líneas estratégicas y acciones a desarrollar en el ámbito de la infancia y la familia en la Comunidad Autónoma de Canarias en los próximos años. Dirige el Grupo de Investigación en Protección Infantil (GIPI) reconocido por la ULL.

Es el investigador principal del proyecto Educación para un futuro inclusivo con oportunidades: retos para la inclusión social de jóvenes extutelados, financiado por la Fundación SM, a través del que desarrollan tres subproyectos:

  1. Seguimiento, a través de datos secundarios, de la situación actual de los jóvenes egresados del sistema de protección, y que actualmente tienen entre 25 y 35 años.
  2. Evaluación de los programas de atención a los jóvenes extutelados que se ponen en marcha en Canarias para atender a los jóvenes que alcanzan la mayoría de edad estando tutelados por las administraciones públicas.
  3. Estudio de la viabilidad de implementar en Canarias el proyecto Arrakasta, desarrollado con éxito en el País Vasco, y que pretende promover que los jóvenes acogidos en centros de protección con posibilidades de cursar estudios universitarios, no abandonen la idea por la incertidumbre que les provoca el tener que afrontar un proceso de emancipación acelerado.